domingo, 25 de junio de 2017

Divisiones.

"La parte de la humanidad que no conoce el hambre tiene en su poder la pobreza del mundo."

Alejandro Lanús




sábado, 24 de junio de 2017

Ridículo.

Si quiere algo, lo pedirá.
Si necesita aliento, lo gritará. Buscará las palabras para expresarlo claramente. Que sepan que es falible y vulnerable. Que teme estar sola, a veces. Que busca apoyo. Que cuando la abrazan y comparte sus miedos, se siente más grande. Que puede ser muy grande si se lo propone, porque sus ganas son infinitas y sus necesidades gigantes. No le importa, que sepan que sin otros está incompleta, que a menudo se siente débil… Que es una niña todavía.
No le importa que se den cuenta de que no es perfecta. De que es altamente feroz y volátil. Que raya la impertinencia a pesar de su eficacia. Que es exigente. Que es susceptible, mandona y bruscamente sensible. Inquieta y obsesiva. Que siempre tiene la última palabra… No le importa, que la juzguen, pero que sepan que ama, sin limitarse en el fondo y en la forma. Que siempre da más de lo que recibe. Que busca sueños y vive de ilusiones. Que a quién más exige es a ella misma. Que es leal y comprensiva. Que perdona más allá de lo admisible. Que compensa cada grito con mil besos y cien caricias.
Que está siempre ahí, como una almohada, como un sueño… Como un fondo de pantalla, pero siempre activa, siempre atenta… Buscando un camino hacia lo que parece inalcanzable. Con las manos tendidas y los ojos alerta, puro brillo, pura selva, puro delirio. Deseo en bruto de mantener la esencia, de surcar un mundo, de no poner más freno que el necesario para tomar carrerilla. Arriesgar por un todo.
Y hará el ridículo. Lo hace, lo sabe. Lo asume. Lo prefiere. A veces, imagina no hacerlo. Callarse, hacerse a un lado y dejar pasar. No importunar. Ceder. Tragarse las ganas. Blindarse los sueños. Encogerse para no molestar. Recogerse las ansias y cerrar los ojos. Ponerse la risa y la mirada de otros. Borrarse la libertad de la cara. Disimular. Fingir que no busca, que no necesita, que no se desespera… No le sirve.


Todavía no ha hecho suficientemente el ridículo. Aún le falta… Está dispuesta.

Merce Roura


viernes, 23 de junio de 2017

jueves, 22 de junio de 2017

Piedras.

Esta piedra que te voy a dar, debe recordarte siempre LO QUE NO ERES.
No eres una piedra, tú eres un ser vivo, tú eres un ser pensante; pero sobre todo eres una máquina, maravillosa e increíble máquina de sentimientos.
Cuando estés triste, cuando estés deprimido, cuando estés feliz, cuando te encuentres perdidamente enamorado, o llorando y llorando desconsoladamente porque la persona a la que más amabas te abandonó, o te traicionó: sujeta rápidamente esta piedra para recordarte LO QUE NO ERES.
NO ERES UNA PIEDRA. Cuando lo entiendas, caes de rodillas y das gracias porque puedes sentir, porque puedes llorar, porque puedes reír, porque puedes amar, y también porque puedes sufrir.
Porque si alguna vez en la vida te duele profundamente el corazón, esa es una seña inequívoca de que estás VIVO. Así que deja de quejarte y aprende mejor a defender tu vida.
No importa lo mucho que te duela, no importa lo mucho que te hagan, nada ni nadie vale la pena, lo suficiente para que tú te dejes convertir en una piedra.

¡A Vivir! - Odin Dupeyron




miércoles, 21 de junio de 2017

martes, 20 de junio de 2017

Mejor persona.

Una de las cosas más placenteras del mundo es liberarse del miedo a la tiranía del "qué dirán". Ya me voy liberando del cabreo que me da que gente que no me conoce me etiquete y me encajone en categorías con las que no me siento identificada. Cada cual te mira con su amor o su odio, con sus miedos y sus prejuicios, con sus creencias, sus complejos de inferioridad o superioridad, y no es mi problema.
Lo único que me importa es que mi gente, la gente con la que me relaciono, la gente a la que aprecio y quiero, me vea buena persona. Porque eso si me parece importante: ser buena persona. Me lo trabajo cada día para intentar ser honesta, solidaria, generosa, amorosa, comprometida, luchadora, con capacidad para la praxis del buen trato, la empatía y la autocrítica.


Trabajar en ser mejor persona es un proceso permanente, un trabajo para toda la vida que sólo se demuestra en la práctica, en la vida cotidiana y en la interacción con la gente.

Coral Herrera




lunes, 19 de junio de 2017

El esfuerzo.

La diferencia entre lo ordinario y lo extraordinario es ese pequeño extra.
Jimmy Johnson.