sábado, 22 de agosto de 2015

Mi iglesia.


 

Mi iglesia (En el nombre del padre, de la madre y del plato que tengo en la mesa)

Padre mío, que trabajas horas y horas
para que no nos falte de nada,
santificado seas, hombre enfermo de amor,
señor del reino de los humildes,
haz tuya la voluntad con esas manos
víctimas de sabañones, quemaduras y cortes,
perdona a Dios por ser tan blasfemo
y a los desgraciados que no merecen
ni unas miserables migajas de compasión,
no me dejes sola en este agrietado camino,
cercado con alambres de espinos,
y libérame de la “poesía” de profetas impostores,

         amén.

Ana Patricia Moya


4 comentarios:

  1. Me gusta tu iglesia y lo que en ella dices. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la "buena" iglesia...en esa si creo.
      un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué maravilloso rincón el tuyo, Cande
    No sé si lo digo todo lo que debería :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basta con saber que resulta acogedor:)
      un abrazo fuerte.

      Eliminar