viernes, 30 de septiembre de 2016

Oculto.

“¿Y si un trozo de madera descubre que es un violín?”


Riumbau







jueves, 29 de septiembre de 2016

I have a dream.

Cien años después, el negro aún no es libre. Cien años después, la vida del negro es todavía tristemente lacerada por los grilletes de la segregación y las cadenas de la discriminación. Cien años después, el negro vive en una isla solitaria en medio de un inmenso océano de prosperidad material. Cien años después, el negro todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra exiliado en su propia tierra. 

Nelson Mandela



miércoles, 28 de septiembre de 2016

Qué hartura de fascismo. Ochenta años después.

En una reunión de corresponsales extranjeros se hablaba del auge de la extrema derecha en Europa y de su expansión demagógica favorecida por la tentación xenófoba que late en el subsuelo, exacerbada con discursos populistas de miedo a la pérdida de la identidad cultural y secuestro de los puestos de trabajo por los llegados de fuera. Se maravillaban estos periodistas por la ausencia de esos movimientos en España. Ignoran que aquí no han resurgido porque siempre han estado, habitamos con ellos. En las instituciones. Nunca se fueron.
Sale Esperanza Aguirre a echar gasolina en la trifulca que montan los legionarios intentando evitar que le quiten la calle a Millán Astray, fundador de la Legión, para sustituirla por otra llamada Avenida de la Inteligencia. Ella siempre se mueve por nobles ideales. Alega la defensora de esta causa, también la representación de su partido en el Ayuntamiento de Madrid, que Millán Astray no debe perder su calle porque hizo mucha obra social. Y pone algunos ejemplos. Yo le voy a recordar que Hitler hizo mucha más obra social que Millán Astray, para que le dé una vuelta al tema. A lo mejor habría que sustituir el nombre del general español por el del genocida alemán, si de obra social se trata. Hay que recordarle que no le quitan el nombre de la calle por haber fundado la Legión, ni por las virtudes que pudo tener, sino por su colaboración con el régimen franquista.


El Gran Wyoming






lunes, 26 de septiembre de 2016

Vidas paralelas.

La empleada de la zapatería
relata ante las cámaras
cómo el secuestrador
tiene a nueve personas retenidas
a punta de pistola

y pide para él
la pena de muerte o cadena perpetua.

Así habló la empleada
retenida a punta de veinte euros al día
en una zapatería.


Antonio Orihuela






domingo, 25 de septiembre de 2016

Con mi permiso.


Me permito vivir como quiera
porque esto, la vida,
es lo único realmente mío.
Me permito por tanto
tropezar las veces que sea necesario
y también vaguear,
tumbarme al sol y dejar que pase el tiempo
sin que nada pase.
Me permito también
adelgazar y engordar a mi antojo
puesto que este cuerpo es mío
y darle placer sin reproches.
Me permito amar y que me amen
sin ridículos límites
que edulcoran al amor
e intentar
aceptar el fin con valentía
sin miserables reproches,
pero si llegado el momento
me falla la entereza,
me permito convertirme en escarabajo
durante un tiempo determinado.
Me permito cambiar de opinión
sin sentirme culpable
ya que nada es estático.
Me permito además,
permanecer en la confusión del ser
en la intriga de las sombras
en esta interrogación constante.
Me lo permito
porque ya me cansé,
de apuñalarme a cada instante.


Sara Zapata



Sara Herranz


sábado, 24 de septiembre de 2016

Badiou.

En un libro que se hizo famoso, ¿Qué representa el nombre de Sarkozy?, usted mantiene que "el amor debe ser reinventado pero también protegido, porque está amenazado por todas partes". ¿Quién lo amenaza?¿En qué sentido los antiguos matrimonios de conveniencia han adoptado hoy nuevas formas? Creo que una reciente publicidad de un lugar de encuentros por Internet le ha impresionado de forma especial...
Es cierto, París se cubrió de carteles del sitio de encuentros Meetic, cuyos titulares me han chocado profundamente. Puedo citar algunos eslóganes de esta campaña publicitaria. El primero dice -y se trata de una cita teatral manipulada-: "¡Tenga amor sin azar!", y hay otro: "¡Se puede estar enamorado sin caer enamorado!". Así que nada de caída, ¿no? Luego hay otro más: "Puede usted perfectamente estar enamorado sin sufrir por ello". Y todo eso gracias al sitio de encuentros Meetic… que le ofrece además -de hecho, la expresión me ha llamado la atención- un coaching amoroso. Usted podrá disponer de un entrenador que le preparará para enfrentarse a la prueba. 

Pienso que esta publicidad deriva de una consideración aseguradora del "amor". Es el amor asegurado a todo riesgo: usted se enamorará, pero' tendrá tan bien calculado el asunto y habrá seleccionado con antelación a su pareja tecleando en Internet -tendrá evidentemente su fotografía y conocerá al detalle sus gustos, su fecha de nacimiento, su signo del zodíaco…-, que al final de esta inmensa combinación podrá decirse: "¡Con todo esto, no habrá riesgo alguno!". Es una propaganda y me parece interesante que la publicidad se haga de esta manera; sin embargo, estoy convencido de que el amor -algo que gusta en general y que casi todos pensamos que da a la vida intensidad y significado- no puede ser considerado un don hecho a la existencia en régimen de ausencia total de riesgo. Eso me recuerda un poco a la propaganda que en un momento dado hizo el ejército americano de la guerra "con cero muertos".



Entrevista a Alain Badiou en El Cultural



viernes, 23 de septiembre de 2016

Huellas.

Creo que el paso del tiempo deja sus huellas en el mar. No es el mismo mar el que ves cuando eres niño que el que ves cuando tienen unos cuantos años; no lo ves con los mismos ojos.
Luis Eduardo Aute



Tinder

jueves, 22 de septiembre de 2016

Cambios.

Nadie puede negar que la decisiòn de la Corte Penal Internacional de incluir entre los delitos objeto de su competencia los cometidos contra la naturaleza es especialmente significativa; no obstante conviene no olvidar que dicho organismo solamente puede conocer de las causas dirigidas contra personas físicas (gobiernos e individuos concretos) dejando de lado a las empresas, principales responsables de los saqueos que sufren los pueblos y comunidades agrícolas. Se requiere un paso aún más firme para que las medidas propuestas no queden, de nuevo, en papel mojado. No existen instancias jurídicas supranacionales que puedan conocer los delitos cometidos por las empresas ni por casos relativos a los derechos humanos ni al medioambiente y los intentos en este sentido han sido sistemáticamente frustrados por los de siempre: los mercados y países saqueadores de este nuestro primer (y solidario) mundo.









“Expulsar a las comunidades de sus tierras y destrozar el medio ambiente se ha convertido en una forma aceptada de hacer negocios en muchos países pobres, pero ricos en recursos. La decisión de la CPI muestra que la impunidad está llegando a su fin. Los directivos de las empresas y los políticos cómplices del empoderamiento violento de la tierra, arrasando bosques tropicales o envenenado los recursos de agua, pronto podrían verse sometidos a juicio en La Haya junto a criminales de guerra y dictadores”, señala Gillian Caldwell, director ejecutivo de Global Witness, que denuncia que hasta ahora la Corte no estaba investigando las “atrocidades masivas cometidas en nombre del desarrollo” .


miércoles, 21 de septiembre de 2016

Las manos.

Las manos
me decían mis padres
antes de sentarme
a la mesa a comer

lávate bien
las manos.

No alcanzaban
a comprender
que los niños
las tenemos siempre
limpias

David González


martes, 20 de septiembre de 2016

Análisis sintáctico.

Quiero hacer sintaxis
con tu delicioso cuerpo.
Yuxtaponerme contigo
en una coordinada,
copulativa, sin disyuntiva…
explicativa.
Variar entre subordinadas,
jugar a ser sustantiva
del sujeto
de tu complemento agente
-toda oración pasiva
me parece peligrosa-.
Jugar a ser adjetiva
especificarme contigo,
ser complemento
del nombre que eres.
Jugar a ser adverbial
entre tantas circunstancias.
Temporales, modales…
siempre aportan al núcleo.
Por no ponerme concesiva
o condicional
en este análisis sintáctico.

Silvia Gallego.



Aaron Tilley

lunes, 19 de septiembre de 2016

Bridget.



Después de romper con Mark Darcy, Bridget Jones, con los cuarenta recién cumplidos y soltera de nuevo, decide centrarse en su trabajo y rodearse de antiguos y nuevos amigos. Por una vez en su vida, Bridget parece tenerlo todo bajo control. Pero su vida amorosa toma una nueva dirección cuando conoce a un elegante estadounidense llamado Jack, un galán que tiene todo lo que no tiene el Sr. Darcy. Descubre que está embarazada, pero no sabe a ciencia cierta quién es el padre. 

(FILMAFFINITY)





domingo, 18 de septiembre de 2016

Mereces.

Mereces un amor que te quiera despeinada,
incluso con las razones que te levantan de prisa
y con todo y los demonios que no te dejan dormir.
Mereces un amor que te haga sentir segura,
que pueda comerse al mundo si camina de tu mano,
que sienta que tus abrazos van perfectos con su piel.
Mereces un amor que quiera bailar contigo,
que visite el paraíso cada vez que ve tus ojos
y que no se aburra nunca de leer tus expresiones.
Mereces un amor que te escuche cuando cantas,
que te apoye en tus ridículos,
que respete que eres libre,
que te acompañe en tu vuelo,
que no le asuste caer.
Mereces un amor que se lleve las mentiras,
que te traiga la ilusión,
el café
y la poesía.


— Estefanía Mitre


sábado, 17 de septiembre de 2016

Invocación.

Que no crezca jamás en mis entrañas
esa calma aparente llamada escepticismo.
Huya yo del resabio,
del cinismo, de la imparcialidad de hombros encogidos.
Crea yo siempre en la vida
crea yo siempre
en las mil infinitas posibilidades.
Engáñenme los cantos de sirenas
tenga mi alma siempre un pellizco de ingenua.
Que nunca se parezca mi epidermis
a la piel de un paquidermo inconmovible,
                       helado.
Llore yo todavía
por sueños imposibles
por amores prohibidos
por fantasías de niña hechas añicos.
Huya yo del realismo encorsetado.
Consérvense en mis labios las canciones,
muchas y muy ruidosas y con muchos acordes.
Por si vinieran tiempos de silencio.
Raquel Lanseros.





Martin Wehmer

jueves, 15 de septiembre de 2016

La mujer.



La mujer tiene un solo camino para superar en méritos al hombre: ser cada día más mujer.


Ángel Gavinet.






Isabelle Feliu

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Amor propio.

No existe un estado ideal. Existen estados y ya está. No creo en parejas, ni en tríos. No creo en nada de eso. Creo que las fórmulas no existen y que esa es la magia de la vida. Qué, de repente, estás con alguien y está genial. Que sois tres, perfecto. Que sois cinco, ¡maravilloso! Que sois uno, también está bien. Yo vivo jurando y rejurando que algún día voy a casarme conmigo misma. Que voy a ir al altar, preciosa, vestida de blanco y me voy a casar conmigo. ¿Que por qué? Porque si no soy capaz de amarme y honrarme, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, hasta que la muerte me lleve, no voy a ser capaz de amar a otro. Y ese es un compromiso necesario. Con votos y anillo. Si lo hiciéramos no habría ninguna mujer apaleada, ni golpeada, ni maltratada en esta vida. Antes de entregarnos a alguien hay que entregarnos a nosotras. Y así, cuando un tío se te pase de listo, tu miras ese anillo y le dices: ¡ni de coña!


Buika



martes, 13 de septiembre de 2016

Preguntas de un obrero que lee.

¿Quién construyó Tebas, la de las siete Puertas?
En los libros aparecen los nombres de los reyes.
¿Arrastraron los reyes los bloques de piedra?
Y Babilonia, destruida tantas veces,
¿quién la volvió siempre a construir? ¿En qué casas
de la dorada Lima vivían los constructores?
¿A dónde fueron los albañiles la noche en que fue ter-
minada la Muralla China? La gran Roma
está llena de arcos de triunfo. ¿Quién los erigió?
¿Sobre quiénes
triunfaron los Césares? ¿Es que Bizancio, la tan cantada,
sólo tenía palacios para sus habitantes? Hasta en la
legendaria Atlántida,
la noche en que el mar se la tragaba, los que se hundían,
gritaban llamando a sus esclavos.
El joven Alejandro conquistó la India.
¿Él solo?
César derrotó a los galos.
¿No llevaba siquiera cocinero?
Felipe de España lloró cuando su flota
Fue hundida. ¿No lloró nadie más?
Federico II venció en la Guerra de los Siete Años
¿Quién
venció además de él?
Cada página una victoria.
¿Quién cocinó el banquete de la victoria?
Cada diez años un gran hombre.
¿Quién pagó los gastos?
Tantas historias.
Tantas preguntas.


Bertolt Brecht




lunes, 12 de septiembre de 2016

War Dogs.





Efraim Diveroli (Jonah Hill) y David Packouz (Miles Teller) son dos ambiciosos veinteañeros de la costa de Florida que se dedican a comerciar con armas para ganar grandes sumas de dinero. Durante la guerra de Irak, los dos amigos aprovechan una brecha poco conocida en el sistema que permite a las pequeñas empresas pujar por contratos con el ejército de Estados Unidos. Así es como, empezando con negocios insignificantes, poco a poco logran vivir lujosamente en Miami Beach. Pronto ellos crecerán y también sus contratos. 

En el invierno de 2007, la pareja de jóvenes logra un importante contrato armamentístico de 300 millones de dólares cuando el Pentágono les encarga la compleja y multimillonaria tarea de suministrar armas a los aliados norteamericanos del ejército afgano. De esta forma, aterrizan en un mundo peligroso y sombrío. Pronto las cosas se complican para ellos y, cuando todo se tuerce de verdad, se quedan atrapados en una zona de alto riesgo sin posibilidad de volver a casa. 

SENSACINE






El film está basado en el artículo de Guy Lawson para la revista Rolling Stone, titulado The Stoner Arms Dealers. A partir de este artículo, el periodista escribió el libro Arms and the Dudes (2015), detallando esta historia en la que unos veinteañeros consiguen un contrato multimillonario con el Pentágono a cambio de suministrar armas a los aliados americanos del ejército afgano.

sábado, 10 de septiembre de 2016

La magdalena de Proust.

“En el mismo instante en que ese sorbo de té mezclado con sabor a pastel tocó mi paladar… el recuerdo se hizo presente… Era el mismo sabor de aquella magdalena que mi tía me daba los sábados por la mañana. Tan pronto como reconocí los sabores de aquella magdalena… apareció la casa gris y su fachada, y con la casa la ciudad, la plaza a la que se me enviaba antes del mediodía, las calles…”

Marcel Proust





El cerebro guarda cientos de historias, sabores, olores, sonidos… que de repente nos sorprenden y trasladan a otro momento. El olfato es el sentido más evocador porque tiene conexión directa con el almacén de la memoria.

viernes, 9 de septiembre de 2016



Comedia de acción que nos presenta al Cuerpo de Élite, servicio secreto español que sería el equivalente a la CIA en Estados Unidos o al MI6 en Gran Bretaña. Tras la trágica muerte de sus miembros, el cuerpo recluta a un nuevo grupo de agentes que deberán dar con un loco terrorista que se ha hecho con una vieja bomba sumergida en la playa de Palomares (Almería) donde, recordemos, en 1966 un bombardero estadounidense que transportaba armas nucleares cayó sobre la costa del Mediterráneo. 
(FILMAFFINITY)



jueves, 8 de septiembre de 2016

Con él.


LA BARBACOA (CANCIÓN DEL VERANO DE 1994)
Aquel año celebramos la Nochebuena el 15 de Agosto. Sin nieve, villancicos, ni turrones; pero todavía con el abuelo.


Agustín Valderrama





 Hussain Khalaf

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Somos feos.

Somos feos de cojones. Lamento comunicárselo a ustedes así, a quemarropa; pero el arriba firmante ha llegado a esa conclusión científica tras larga y minuciosa observación del entorno. En estos meses veraniegos, sobre todo, la cruda realidad viene y te golpea por el morro, sin apelación posible. Y resulta paradójico: eso ocurre precisamente ahora, en estos tiempos en que todo cristo dedica más tiempo a estar guapo, se gasta una cantidad larga de viruta en el asunto, y luego se pasea -nos paseamos- por ahí con la certeza absoluta de que la moda, el diseño, el ejercicio físico, el danone con bífidos multiactivos, la leche desnatada y las rebajas de El Corte Inglés, nos han dejado una apariencia que te vas de vareta, Manolín.

Pero no. Dense una vuelta ojo avizor y saquen conclusiones; lo que será facilísimo, por otra parte, si se encuentran en una localidad cercana a una playa a última hora de la tarde, cuando montan los mercadillos, y la gente se sienta en las terrazas a tomarse algo. La calle es un muestrario dantesco de pantorrillas peludas, sandalias infames, camisetas de tirantes bajo las que asoma la pelambrera racial, bodis -o como carajo se escriba que embuten ombligos rollizos, pantalones ceñidos en torno a ancas descomunales, camisetas fofas con exóticas referencias, zapatillas multicolor fosforito con airbag, bañadores de pata larga que lo mismo valen para la playa que para rascarse los huevos mientras cenas en un restaurante, y otros horrores varios.

Sobre los bañadores masculinos, el otro día, viendo pasar al personal, esclarecí por fin un misterio que hace tiempo atormentaba mis noches de insomnio: por qué ahora son de pata larga y llevan bolsillos. Y la razón es tan simple que sólo a un estúpido como yo podía haberse mantenido oculta tanto tiempo: un bañador de pata larga y bolsillos es una prenda polivalente y multiuso, con la que te ahorras pantalones y bañador. Te lo pones por la mañana, desayunas y vas a comprar el periódico, llevas el coche al taller, vas a la playa, te bañas, te secas con él puesto, vas a comer -sin quitártelo, duermes la siesta, sales a pasear por la tarde, y hasta puedes dormir con él. Es, en suma, una prenda cómoda y deportiva, con un no sé qué de informal, y con la ventaja de que no tienes que ir lavándolo, porque se lava cada día en la playa, y si lo combinas con el sabio uso de un par de camisetas -cuando te pones una cuelgas la otra en algún sitio para que se airee un poco- tienes -el guardarropa resuelto para todo el mes de vacaciones. Y ya puedes salir a pasear tranquilo con la familia, ella con las mollas bien prietas -a ver si se ha creído la Schiffer que es la única que puede marcar chichas-, la niña con sandalias color butano de un palmo de suela, un piercing en el ombligo y otro en una teta, el niño disfrazado de telecomedia americana, y tú completando el conjunto con una camiseta de tirantes malva de Arman¡, riñonera, pantorrillas y axilas hirsutas, gafas de sol aerodinámicas y sandalias de suela anatómico-forense.

Antes era sólo en las localidades playeras; pero ahora te puedes encontrar a la familia Colorín en cualquier parte, en la plaza Mayor de Madrid, en la catedral de Burgos o en un restaurante de Neguri. Y hay veces que me cruzo con un crío pequeñajo, de esos que apetece acariciarles la cabeza, y sonríes y tal. Lo que pasa es que luego levantas la vista, ves a los padres que andan cerca, y te dices desazonado que, dentro de pocos años -ya apunta detalles y maneras, si te fijas-, la criaturita será como ellos. Y se te esfuma la ternura de golpe. Y te preguntas, misántropo como eres para cierto tipo de cosas, si no sería más piadoso exterminarlos en agraz ahora que son cachorrillos, antes de que crezcan y se reproduzcan, y empeoren el aspecto del cotarro que, a estas alturas, ya anda bastante jodido.

Quién me iba a decir a mí -o témpora!, o mores!- que iba a terminar añorando, con cuarenta y seis tacos, no ya los zapatos veraniegos de rejilla, el pantalón de raya fina, el panamá de paja y la honesta camisa blanca de manga corta de mi abuelo, sino la racial y tripona silueta de ese otro ibérico varón que éramos antaño, con pelo a lo Manolo Escobar, zapatos de puntera, la maricona colgando de la muñeca, y aquella hoy ya discreta pelambre morena asomando por la camisa desabotonada a medias, entre la que relucía una gruesa cadena de oro con la Virgen del Carmen.


Arturo Pérez-Reverte




martes, 6 de septiembre de 2016

Ser humo.

La primera vez que dijo mi nombre,
caí en la cuenta de lo mucho que me pesaba ser yo,
luego dio una profunda calada a su cigarro
como si el mundo entero dependiera de su boca
y yo, que nunca he querido ser nada,
ni siquiera héroe,
quise ser de humo.
Ernesto Pérez Vallejo