domingo, 25 de junio de 2017

Divisiones.

"La parte de la humanidad que no conoce el hambre tiene en su poder la pobreza del mundo."

Alejandro Lanús




sábado, 24 de junio de 2017

Ridículo.

Si quiere algo, lo pedirá.
Si necesita aliento, lo gritará. Buscará las palabras para expresarlo claramente. Que sepan que es falible y vulnerable. Que teme estar sola, a veces. Que busca apoyo. Que cuando la abrazan y comparte sus miedos, se siente más grande. Que puede ser muy grande si se lo propone, porque sus ganas son infinitas y sus necesidades gigantes. No le importa, que sepan que sin otros está incompleta, que a menudo se siente débil… Que es una niña todavía.
No le importa que se den cuenta de que no es perfecta. De que es altamente feroz y volátil. Que raya la impertinencia a pesar de su eficacia. Que es exigente. Que es susceptible, mandona y bruscamente sensible. Inquieta y obsesiva. Que siempre tiene la última palabra… No le importa, que la juzguen, pero que sepan que ama, sin limitarse en el fondo y en la forma. Que siempre da más de lo que recibe. Que busca sueños y vive de ilusiones. Que a quién más exige es a ella misma. Que es leal y comprensiva. Que perdona más allá de lo admisible. Que compensa cada grito con mil besos y cien caricias.
Que está siempre ahí, como una almohada, como un sueño… Como un fondo de pantalla, pero siempre activa, siempre atenta… Buscando un camino hacia lo que parece inalcanzable. Con las manos tendidas y los ojos alerta, puro brillo, pura selva, puro delirio. Deseo en bruto de mantener la esencia, de surcar un mundo, de no poner más freno que el necesario para tomar carrerilla. Arriesgar por un todo.
Y hará el ridículo. Lo hace, lo sabe. Lo asume. Lo prefiere. A veces, imagina no hacerlo. Callarse, hacerse a un lado y dejar pasar. No importunar. Ceder. Tragarse las ganas. Blindarse los sueños. Encogerse para no molestar. Recogerse las ansias y cerrar los ojos. Ponerse la risa y la mirada de otros. Borrarse la libertad de la cara. Disimular. Fingir que no busca, que no necesita, que no se desespera… No le sirve.


Todavía no ha hecho suficientemente el ridículo. Aún le falta… Está dispuesta.

Merce Roura


viernes, 23 de junio de 2017

jueves, 22 de junio de 2017

Piedras.

Esta piedra que te voy a dar, debe recordarte siempre LO QUE NO ERES.
No eres una piedra, tú eres un ser vivo, tú eres un ser pensante; pero sobre todo eres una máquina, maravillosa e increíble máquina de sentimientos.
Cuando estés triste, cuando estés deprimido, cuando estés feliz, cuando te encuentres perdidamente enamorado, o llorando y llorando desconsoladamente porque la persona a la que más amabas te abandonó, o te traicionó: sujeta rápidamente esta piedra para recordarte LO QUE NO ERES.
NO ERES UNA PIEDRA. Cuando lo entiendas, caes de rodillas y das gracias porque puedes sentir, porque puedes llorar, porque puedes reír, porque puedes amar, y también porque puedes sufrir.
Porque si alguna vez en la vida te duele profundamente el corazón, esa es una seña inequívoca de que estás VIVO. Así que deja de quejarte y aprende mejor a defender tu vida.
No importa lo mucho que te duela, no importa lo mucho que te hagan, nada ni nadie vale la pena, lo suficiente para que tú te dejes convertir en una piedra.

¡A Vivir! - Odin Dupeyron




miércoles, 21 de junio de 2017

martes, 20 de junio de 2017

Mejor persona.

Una de las cosas más placenteras del mundo es liberarse del miedo a la tiranía del "qué dirán". Ya me voy liberando del cabreo que me da que gente que no me conoce me etiquete y me encajone en categorías con las que no me siento identificada. Cada cual te mira con su amor o su odio, con sus miedos y sus prejuicios, con sus creencias, sus complejos de inferioridad o superioridad, y no es mi problema.
Lo único que me importa es que mi gente, la gente con la que me relaciono, la gente a la que aprecio y quiero, me vea buena persona. Porque eso si me parece importante: ser buena persona. Me lo trabajo cada día para intentar ser honesta, solidaria, generosa, amorosa, comprometida, luchadora, con capacidad para la praxis del buen trato, la empatía y la autocrítica.


Trabajar en ser mejor persona es un proceso permanente, un trabajo para toda la vida que sólo se demuestra en la práctica, en la vida cotidiana y en la interacción con la gente.

Coral Herrera




lunes, 19 de junio de 2017

El esfuerzo.

La diferencia entre lo ordinario y lo extraordinario es ese pequeño extra.
Jimmy Johnson.




domingo, 18 de junio de 2017

Diferente.

La lucha más dura de todas es ser algo diferente del hombre promedio.
Charles M. Schwab.




Gray Malin

sábado, 17 de junio de 2017

viernes, 16 de junio de 2017

Exceso de vida.

Desde que te conozco tengo en cuenta la muerte.
Pero lo que presiento no se parece en nada
a la común tristeza. Más bien es certidumbre
de la totalidad de mis días en este
mundo donde he podido encontrarme contigo.
De pronto tengo toda la impaciencia de todos
los que amaron y aman, la urgencia incompartible
de los enamorados. No quiero geografía
sino amor, es lo único que mi corazón sabe.
En mi vida no cabe este exceso de vida.
Mejor, si te dijera que medito las cosas
(fronteras y distancias) en los términos propios
de la resurrección, cuando nos alzaremos
sobre las coordenadas del tiempo y el espacio,
independientemente del mar que nos separa.
Sueño con el momento perfecto del abrazo
sin prisa, de los besos que quedaron sin darse.
sueño con que tu cuerpo vive junto a mi cuerpo
y espero la mañana en la que no habrá límites.

Juan Antonio González Iglesias




Saul Leiter

jueves, 15 de junio de 2017

Cosas que no tendremos.

Cosas que no tendremos:
Las mañanas de abril largas de amor y sueño.
Las tardes de noviembre con lluvia interminable.
Las noches del verano tercamente estrelladas.
Todas las madrugadas dulcísimas de otoño.
Cosas que me he perdido:
No sabré del sabor de tu boca dormida.
No acunaré a tus hijos. No beberé tu vino.
No lloraré contigo viendo ningún ocaso.
No me amanecerá tu vientre entre las sábanas.
Tengo todo un tesoro de lagunas y ausencias,
un muestrario completo de páginas en blanco.

Josefa Parra.


miércoles, 14 de junio de 2017

Letters of note.

El 30 de marzo de 1973 un hombre envió una carta al escritor E. B. White diciéndole que había perdido la fe en la humanidad. White, que era una persona positiva, siempre creyó que un escritor tenía la responsabilidad de ser todo lo bueno que pudiera en su arte y no interpretar la vida solamente sino darle forma, y que también tenía el deber de dar esperanza a los demás. Por este motivo, esta fue su respuesta al Sr. Nadeau:


Estimado Sr. Nadeau:
Mientras exista un hombre honesto, mientras haya una mujer compasiva, la posibilidad de contagio seguirá viva y el panorama no será desolador. En los malos tiempos, nos queda la esperanza. Me levantaré el domingo por la mañana y daré cuerda al reloj, como una contribución al orden y a la constancia.
Los marineros tienen una expresión sobre el tiempo, dicen: el tiempo es un gran engañador. Supongo que lo mismo puede decirse de nuestra sociedad humana. Las cosas pueden parecer oscuras, pero de pronto aparece una abertura entre las nubes y todo cambia, a veces repentinamente. Es bastante obvio que la raza humana ha convertido la vida en este planeta en un gran caos. Pero, como pueblo, probablemente guardamos semillas de bondad que han sido almacenadas durante mucho tiempo, esperando a brotar cuando se den las condiciones adecuadas. La curiosidad del hombre, su persistencia, su inventiva y su habilidad han acabado provocándole serios problemas. Sólo cabe esperar que esos mismos rasgos le permitirán encontrar el camino para salir de ellos.
Aférrese a su sombrero. Aférrese a su esperanza. Y dé cuerda al reloj, pues mañana será otro día.
Atentamente,
E. B. White (Letters of note)



martes, 13 de junio de 2017

Trazado Urbanístico.

Como cualquier ciudad
nosotros también escondemos
turbios itinerarios, edificios ruinosos,
oscuras callejuelas de rencor o deseo,
arrabales de miedo o parques para el amor,
rincones en penumbra donde ocultar secretos,
plazas que nunca visitamos
y aburridos museos donde exponer recuerdos
que a nadie le interesan.
A nosotros
también nos habitan ciudadanos terribles:
funcionarios del tedio,
mensajeros en moto llevándose muy lejos
el paquetito – primoroso y con lazo –
de los remordimientos.
Viajeros que cruzan
con sus maletas camino de otros cuerpos
y sobre todo
transeúntes ajenos a nuestra propia voluntad,
incívicos y tercos;
tienen nombres ridículos
como los sentimientos amor, rencor o miedo
y especulan – como vulgares comerciantes –
con el precio
por metro cuadrado de nuestro corazón.

Silvia Ugidos.




lunes, 12 de junio de 2017

Del hombre afortunado.

Me cuento entre los hombres con fortuna.
Amo el lento caer de las palabras
y el cúmulo previsto de mi ruina,
los días en que puedo pasear
contigo de la mano,
las fuentes que reflejan el invierno,
las tarjetas postales con poema,
el beso a media tarde que decide
que se queda a dormir, el pan caliente,
la escalera que lleva a tus abrazos,
el agua en la que nieva algunas veces,
los espejos profundos
y todos sus secretos.
Amo ser clandestino y que el mundo viva fuera,
las miradas fugaces, el embuste
que nos acoge, el fuego que alumbra nuestros labios.
Esos sueños en los que baila
lo que queremos ser con lo que somos.
¿Cómo no he de contarme entre los hombres
con fortuna, si vivo a tres paradas
del centro de tus ojos?

Pepe Viyuela.




domingo, 11 de junio de 2017

Bukowski.

“Toda esa gente. ¿Qué hace? ¿Qué piensa? Todos vamos a morir, todos nosotros, ¡menudo circo! Debería bastar con eso para que nos amáramos unos a otros, pero no es así. Nos aterrorizan y aplastan las trivialidades, nos devora la nada”

 Charles Bukowski.
__



viernes, 9 de junio de 2017

Nada pueden.

Todo te lo pueden quitar,
menos el júbilo incesante
que nace dentro de ti.
Todo te lo pueden romper,
menos el infinito gozo
inaccesible a las palabras.
Si no te quitan la dicha,
no te han robado nada.
Si no pueden aniquilar
tu más pura alegría verdadera,
es que nada pueden contra ti,
nada, absolutamente nada.
_________
Manuel Lombardo.




jueves, 8 de junio de 2017

Candela.


“El nombre es un término que te identifica, pero que no te define. Tú defines a la palabra y le das significado. Será lo que reviva un recuerdo, una manía, un color, una historia, un beso.

Tenemos un nombre para que nada nos rompa aunque separen nuestras letras. No es sólo un sonido, es un lenguaje de complicidades, fotografías y cenizas. Lo que se le viene a la mente a otro cuando lo escucha. No nos hace, lo hacemos. Para que, al susurrarlo, alguien lo sienta y viva, para que a alguien le duela y muera.”
Leo romsog


miércoles, 7 de junio de 2017

La belleza.

Aunque viajemos por todo el mundo para encontrar la belleza, debemos llevarla con nosotros para poder encontrarla.

Emerson


martes, 6 de junio de 2017

"Cómo".

“Si se me permite una sugerencia, nunca, en ninguna circunstancia preguntes “cómo”. Cuando utilizas la palabra “cómo”, lo que realmente deseas es que alguien te diga lo que debes hacer, deseas una guía, un sistema, buscas a alguien que te lleve de la mano; y, así, pierdes tu libertad, tu capacidad de observar tus actividades, tus pensamientos, tu estilo de vida. Cuando preguntas “cómo”, en realidad te conviertes en un ser de segunda mano, pierdes integridad y también la innata honestidad de mirarte a ti mismo, de ser el que eres y de ir mucho más allá de lo que eres. Nunca, nunca preguntes “cómo”. Está claro que hablamos desde el punto de vista psicológico. Uno debe preguntar “cómo” cuando quiere montar un motor o construir un ordenador; tiene que aprender recurriendo a otra persona. Pero uno sólo puede ser psicológicamente libre y original cuando es consciente de las propias actividades, cuando está atento a lo que piensa y nunca deja que se escape un solo pensamiento sin observar su naturaleza, su origen. Observar, vigilar. Uno aprende mucho más sobre sí mismo observándose que a través de libros, o de un psicólogo, o de un hombre de letras o profesor, erudito, ingenioso y complicado.”
__
Jiddu Krishnamurti




lunes, 5 de junio de 2017

Nos matan.

Nos matan porque no vamos armadas. No sólo nos asesinan porque entienden que la mujer es apenas nada, que no vale su vida, ni sus ideas, ni sus palabras. No sólo nos exterminan porque quieren ser dueños del amor, de la tierra, de los hijos, de las casas. No sólo nos descuartizan a escondidas una a una, también nos ponen con sus leyes en el patíbulo a esperar de cualquiera el tiro de gracia. No sólo nos matan por pobres, por putas, por adulteras, por ilustradas, por dejar enfriar la comida o planchar mal las camisas. Nos matan porque no nos temen. No temen nuestra respuesta ni nuestra rabia. El violador sabe que la mujer que es violada no va armada. El acosador sabe que a la mujer solitaria puede tocarle las tetas, el culo, o arrancarle las bragas porque no lleva ningún arma. El asesino que entra en su casa dispuesto a degollar a la madre, esposa o hermana, sabe que no van armadas. Los que nos faltan el respeto, nos ignoran, ridiculizan, menosprecian, humillan, saben que no vamos armadas. Pero si estuviéramos organizadas como una guerrilla, como un batallón poderoso, si ante cualquier agresión, ante cualquier violación, ante cualquier maltratador un ejército de mujeres bien entrenadas desfilara en frente de sus domicilios, de sus trabajos, mostrando sus puños cerrados, sus corazones irredentos, sus cuchillos afilados.
Si ante cualquier sentencia absolutoria, ante cualquier golpe, insulto, tocamiento, amenaza, mostráramos que estamos dispuestas a imponer nuestro deseo de ser iguales justificando el fin con otros medios menos ortodoxos, pero quizá más eficaces veríamos entonces, si no se acababa por las bravas con tanto hijo de la grandísima esparcido por el mundo con toga, uniforme, martillo, doctorado o con arado.

Silvia Delgado



domingo, 4 de junio de 2017

Gilles.

La sociedad de consumo nos condena a vivir en un estado de insuficiencia perpetua, a desear siempre más de lo que podemos comprar. Se nos aparta implacablemente del estado de plenitud, se nos tiene siempre insatisfechos, amargados por todo lo que no podemos permitirnos. Se ha dicho que el sistema del consumo comercial es un poco como “el tonel de las Danaides” que además sabe aprovechar el descontento y la frustración de todos.
 Gilles Lipovetsky




sábado, 3 de junio de 2017

Que no te arrebaten.

"Que nadie me arrebate las arrugas de mi frente, conseguidas a través del asombro ante la belleza de la vida, o las de mi boca que demuestran cuánto he reído y cuánto he besado. Y tampoco las bolsas de mis ojos, en ellas está el recuerdo de cuánto he llorado. Son mías y son bellas."


_
Ni tu, ni yo, ni la inmensa mayoría de las mujeres hemos hecho las guerras, los genocidios, las masacres de pueblos y animales. No hemos arrasado las tierras, provocado hambrunas, fabricado armas ni virus asesinos.
Las mujeres, viviendo en los margenes de la cultura patriarcal y machista, hemos creado estrategias de paz y de ollas comunes, hemos cuidado de nuestras criaturas y de nuestros mayores, hemos realizado inmensos trabajos voluntarios y curado heridas. Hemos dialogado, hemos acogido a todas y a todos alrededor de nuestra mesa de casa, tratando de poner paz entre los hombres.
Hemos bailado bajo la luna, encendido hogueras, tejido y destejido redes y abrigos para cuidarnos del mundo frío que producían nuestros "hermanos de educación y dinero" como les llama Virginia Woolf. Tantas mujeres sin cultura, ni dinero ni poder, a lo largo de los siglos miramos hacia delante, a los siglos venideros, confiadas en que nuestro empeño, nuestro amor y nuestro más por ser mujeres cambie la concepción del mundo.

Elena Lasheras Pérez


viernes, 2 de junio de 2017

jueves, 1 de junio de 2017

Ubuntu.

Un antropólogo propuso un juego a los niños de una tribu africana. Puso una canasta llena de frutas cerca de un árbol y le dijo a los niños que aquel que llegara primero ganaría todas las frutas. Cuando dio la señal para que corrieran, todos los niños se tomaron de las manos y corrieron juntos, después se sentaron juntos a disfrutar del premio. Cuando él les preguntó por qué habían corrido así, si uno solo podía ganar todas las frutas, le respondieron:
UBUNTU, ¿cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes?



UBUNTU, en la cultura Xhosa significa: “Yo soy porque nosotros somos”.
__



"Una persona con ubuntu es abierta y está disponible para los demás, respalda a los demás, no se siente amenazado cuando otros son capaces y son buenos en algo, porque está seguro de sí mismo ya que sabe que pertenece a una gran totalidad, que decrece cuando otras personas son humilladas o menospreciadas, cuando otros son torturados u oprimidos."
Desmond Tutu



miércoles, 31 de mayo de 2017

Olvidos.

Siempre te olvidas algo, los pendientes
donde te los quitaste, un collar
que ni recordarás haber traído,
un anillo, tal vez, o dos anillos
huyendo de tus dedos fugitivos;
a menudo te olvidas el tabaco,
por la premeditada obstinación
de no querer fumar cuando estás sola,
y el mechero también sobre la mesa;
siempre te olvidas algo cuando marchas,
un cinturón que, por decorativo, no te falta,
el paraguas también, por si la lluvia,
o las bragas al fondo de las sábanas.
Te olvidas ciertas cosas que no siempre
te son imprescindibles y un rastro de tu paso
se queda entre mis cosas
como por un azar diseminadas, quizás
como pretexto para poder volver;
mas yo, que no te olvido,
hago de esos olvidos permanencia
y encuentro en los objetos que te dejas
el regalo casual de tu sonrisa.

Julian Borao



martes, 30 de mayo de 2017

Realidades.

Dejémonos de catecismos, torás y coranes. El infierno está en la tierra y el otro barrio en este. Tras la puerta de ese adosado tan coqueto con su felpudo de Bienvenidos y sus arbolitos podados por la dueña como Ikea manda. A bordo de ese todoterreno con esos trillizos tan monísimos rumbo al cole con papá y mamá turnándose al volante. En los ojos de esa compañera de oficina tan estilosa que corre al baño como si la llamara Dios cuando le suena el móvil y vuelve como si hubiera visto al diablo. Porque puede que, en efecto, lo haya oído al otro lado. Quizá esas tres señoras de su casa vivan un martirio y no lo digan. O no lo sepan. O no quieran saberlo hasta que acaba sabiéndolo todo el mundo por un breve de un periódico, y eso si ese día no hay partido del siglo.
Demasiadas mujeres ven al maligno tras la puerta de su chalé, de su cochazo, de las llamadas de su marido al trabajo. Claro que las hay sin recursos, marginadas, pobres desgraciadas. Pero también psicólogas expertas en abusos, juezas que dictan órdenes de alejamiento a maltratadores, periodistas hartas de escribir sobre violencia de género, maestras que enseñan a las niñas a no dejarse controlar por ese noviete que les mira el móvil. Son tan tontas que no denuncian. Tan ciegas que no ven lo evidente. Tan sumisas que no huyen del verdugo, creemos las enteradas. Lo que no sabemos es que cuando él les da el primer golpe es porque sabe que puede dárselo. Porque antes les ha llamado patéticas, putas, inútiles de mierda hasta que sabe que le van a perdonar su mal pronto. Que no van a contárselo a nadie por sus padres, por sus hijos, porque esta es la última vez y no habrá otra.
Cuatro mujeres han sido asesinadas por sus parejas en 36 horas. Tenían nombre, amigos, familia, vidas. Pero vivían en el infierno puerta con puerta con nuestra soberbia ignorancia. Nos hemos enterado tarde, mal y nunca. O no hemos querido enterarnos.

Luz Sánchez.


lunes, 29 de mayo de 2017

No perdamos el tiempo.


Si el mar es infinito y tiene redes,
si su música sale de la ola,
si el alba es roja y el ocaso verde,
si la selva es lujuria y la luna caricia,
si la rosa se abre y perfuma la casa,
si la niña se ríe y perfuma la vida,
si el amor va y me besa y me deja temblando.
¿Qué importancia tiene todo esto,
mientras haya en mi barrio una mesa sin patas,
un niño sin zapatos o un contable tosiendo,
un banquete de cáscaras,
un concierto de perros,
una ópera de sarna…
Debemos inquietarnos por curar las simientes,
por vendar corazones y escribir el poema
que a todos nos contagie.
Y crear esa frase que abrace todo el mundo;
los poetas debiéramos arrancar las espadas,
inventar más colores y escribir padrenuestros.
Ir dejando las risas en la boca del túnel,
y no decir lo inti1no, sino cantar al corro;
no cantar a la luna, no cantar a la novia,
no escribir unas décimas, no fabricar sonetos.
Debemos, pues sabemos, gritar al poderoso,
gritar eso que digo, que hay bastantes viviendo
debajo de las latas con lo puesto y aullando,
y madres que a sus hijos no peinan a diario,
y padres que madrugan y no van al teatro.
Adornar al humilde poniéndole en el hombro nuestro verso;
cantar al que no canta y ayudarle es lo sano.
Asediar usureros y con rara paciencia convencerles sin asco.
Trillar en la labranza, bajar a alguna mina;
ser buzo una semana, visitar los asilos,
las cárceles, las ruinas; jugar con los párvulos,
danzar en las leproserías.
Poetas, no perdamos el tiempo, trabajemos,
que al corazón le llega poca sangre.

Gloria Fuertes.




domingo, 28 de mayo de 2017

Mujeres.

No las ves que están agotadas, que no se tienen en pie, que son ellas las que sostienen cualquier ciudad, todas las ciudades. Con el matrimonio, con la maternidad, con la viudedad, con los golpes, ellas cargan con este mundo, con este sábado por la noche donde ríen un poco frente a un vaso de vino blanco y unas olivas. Cargan con maridos infumables, con novios intratables, con padres en coma, con hijos suspendidos. Fuman más que los hombres. Tienen cánceres de pulmón, enferman, y tienen que estar guapas. Se ponen cremas, son una tiranía las cremas. Perfumes y medias y bragas finas y peinados y maquillaje y zapatos que torturan. Pero envejecen. No dejan las mujeres tras de sí nada, hijos, como mucho, hijos que no se acuerdan de sus madres. Nadie se acuerda de las mujeres. La verdad es que no sabemos nada de ellas. Las veo a veces en las calles, en las tiendas, sonriendo. Esperan a sus hijos a la salida del colegio. Trabajan en todas partes. Amas de casa encerradas en cocinas que dan a patios de luces. Sonríen las mujeres, como si la vida fuese buena. En muchos países las lapidan. En otros las violan. En el nuestro las maltratan hasta morir. Trabajan fuera de casa, y trabajan en casa, y trabajan en las pescaderías o en las fábricas o en las panaderías o en los bares o en los bingos. No sabemos en qué piensan cuando mueren a manos de los hombres.

Manuel Vilas


sábado, 27 de mayo de 2017

Disciplina.

El éxito es simplemente la aplicación diaria de la disciplina

Jim Ro




viernes, 26 de mayo de 2017

Poema a una hija que no tengo.


Entornaré tus ojos si prometes soñarme.
Compréndeme, no es fácil velar por alguien siempre:
a veces necesito saber que tienes miedo.
Cuando sepas hablar, dame mi nombre;
diciéndome papá habrás hecho bastante.
En invierno no abrigues demasiado
tu cuerpo de princesa, más útil y más noble
es irse acostumbrando a resistir.
Acepta golosinas de los desconocidos
(no está el mundo como para negarse)
pero apréndete esto en cuanto puedas:
más frecuente es lo amargo, que te ignoren,
y no los caramelos.
Te enseñaré a leer fuera del aula
y llegada la hora quiero que escribas «mar»
sobre los azulejos del pasillo.
Cuando cruces por fin la calle sola
sabrás que el riesgo y la velocidad
perseguirán tus días para siempre.
No creas que en el fondo no soy un optimista:
de lo contrario tú no estarías ahí
cuidando que te cuide como debo.
Como ves, desconfío
de quienes no veneran el asombro
de estar aquí, ahora.
Existe la alegría, pero duele;
tendrás que conseguirla.
Y cuando la consigas tendrás miedo.

Andrés Neuman


jueves, 25 de mayo de 2017

El verdadero miedo.

A mí no me da miedo morir, me da miedo no haber vivido como se debe. No decirle a la gente que quiero, que los quiero. No mirar a los ojos de quien amo. No abrir los brazos de vez en cuando. A mi me aterra quedarme quieta, y lamentarme luego de que no fui corriendo a ayudar a quien me lo pidió, o no prestarle un poquito de mí a quien le faltan piezas. Vivir de manera rutinaria, ver las mismas caras y dar por sentado todo, hasta la vida misma. Mañana no sabemos, y el futuro siempre es incierto. Por eso siempre apuesto al abrazo espontáneo, a que el momento perfecto es ahora, a que el te quiero y el perdón no puede esperar al día siguiente. Cada día es una oportunidad (por trillado que se lea), y no es hasta que vemos ese camino casi desgastado, que la apreciamos. No quiero que se me vaya mi tiempo por este mundo, detenida; ni quiero que pase un segundo más sin valorar cada momento que puedo sentir mi corazón latir. No quiero que los afanes me impidan notar a quien tengo próximo y está, a quien me toma la mano y me acompaña. Elijo vivir completamente y cuando la muerte llegue, que no me arrepienta de todo lo que pude hacer y no hice.

M. Sierra Villanueva


miércoles, 24 de mayo de 2017

La lucha.


"Esto es lo que comprendo. Que la vida contiene días, muchos días, y nada se conquista definitivamente. Por todo hay que luchar siempre y siempre. Hasta por lo que ya tenemos y creemos seguro."


 Alejandra Pizarnik




martes, 23 de mayo de 2017

Querer.

Querer a las personas como se quiere a un gato, con su carácter y su independencia, sin intentar domarlo, sin intentar cambiarlo, dejarlo que se acerque cuando quiera, siendo feliz con su felicidad



Javier Salvago Calderón



viernes, 19 de mayo de 2017

Narosky.

Quién se emociona por lo simple suele no ser simple.
__
Todos caminaron. Pero pocos dejaron huellas.
_
Mi mayor ilusión es seguir teniendo ilusiones.
__
Tantos siglos de civilización y no aprendimos a abrazarnos.
___
Hay quien arroja un vidrio roto sobre la playa. Pero hay quien se agacha a recogerlo.
_

José Narosky




jueves, 18 de mayo de 2017

Elegancia y coherencia.

La elegancia es la coherencia. Si no sabemos mirarnos nunca lograremos ser coherentes. Somos lo que somos, no lo que nos gustaría.

Giorgio Armani