viernes, 31 de marzo de 2017

Me gustan.


“Me gustan las personas que aun en la oscuridad, se nutren de luz e irradian su brillo al mundo. Esos descarados que sonríen gratis, sin razón y porque sí. Los que celebran la lluvia sin miedo a mojarse y aprecian el frío por sentir el calor de un abrazo.

Me gustan las personas simples porque tienen la sabiduría de aquel que no carga el peso innecesario de las cosas, y alimenta su alma de todo lo vivido.
Me gustan aquellos pocos que no son lo que poseen, sino lo que dan.
Me gustan los locos que tienen el coraje de vivir la vida, como si nunca los fuera a alcanzar la muerte.”
Lucas Hugo Guerra




jueves, 30 de marzo de 2017

Costumbres.

De vez en cuando la gente tiene que lavar el cuerpo y enjabonar el alma. Dejar el agua escurrir por la piel y dejar que se lleve lo que no ennoblece. Lavar lo que disminuye y escurrir lo que empobrece. Limpiar los rincones de la duda y perfumar la piel con la claridad del hoy. Limpiar, ventilar, lavar, renovar…
Fabíola Simões.
__
Mi madre solía decir que el amor nunca se malgasta, aunque no te lo devuelvan en la misma medida que mereces o deseas.-Déjalo salir a raudales -decía-. Abre tu corazón y no tengas miedo de que te lo rompan. Los corazones rotos se curan. Los corazones protegidos acaban convertidos en piedra.
Penelope Stockes



miércoles, 29 de marzo de 2017

Como tú.


Yo, como tú,
amo el amor, la vida, el dulce encanto
de las cosas, el paisaje
celeste de los días de enero.
También mi sangre bulle
y río por los ojos
que han conocido el brote de las lágrimas.
Creo que el mundo es bello,
que la poesía es como el pan, de todos.
Y que mis venas no terminan en mí
sino en la sangre unánime
de los que luchan por la vida,
el amor,
las cosas,
el paisaje y el pan,
la poesía de todos.


Roque Dalton



martes, 28 de marzo de 2017

Compromisos.

Me comprometo a vivir con intensidad y regocijo, a no dejarme vencer por los abismos del amor, ni por el miedo que de éste me caiga encima, ni por el olvido, ni siquiera por el tormento de una pasión contrariada. Me comprometo a recordar, a conocer mis yerros, a bendecir mis arrebatos. Me comprometo a perdonar los abandonos, a no desdeñar nada de todo lo que me conmueva, me deslumbre, me quebrante, me alegre. Larga vida prometo, larga paciencia, historias largas. Y nada abreviaré que deba sucederme, ni la pena ni el éxtasis, para que cuando sea vieja tenga como deleite la detallada historia de mis días.
__
La gente siempre irá y vendrá como le parezca. Tú quédate contigo. En paz sin agravios. Verás que viene mejor de lo que se va.
__
Somos lo que dejamos en los otros.

Ángeles Mastretta



lunes, 27 de marzo de 2017

Los trenes.

Los sabios siempre han dicho que las ruinas son señal de que hubo un gran imperio hace mucho tiempo.
Supongo que el amor es eso,
pasar de que te oxigenen a que te oxiden
y no hacer nada al respecto
porque el color rojizo del que se vuelve tu piel
te recuerda un poco a sus labios,
clavarte un cuchillo a consciencia y no vendar la herida
porque la sensación de escozor lleva la mitad de su nombre,
o perder todos los trenes del mundo
por quedarte a su lado solo un rato más.



Marta Aguadero




domingo, 26 de marzo de 2017

Señales de humo.

Las señales de humo primero son señales
y luego son sólo humo.
Atiéndelas
antes de que sólo queden
cenizas
cuando vayas
y ya no esté
quien encendió la hoguera.


Carlos Miguel Cortés.




sábado, 25 de marzo de 2017

viernes, 24 de marzo de 2017

Aprendí.

A Maya Angelou le preguntaron en una de sus últimas entrevistas cómo vivía la sensación de envejecer; además de los cambios físicos contó que había aprendido varias cosas...


"Aprendí que no importe lo que pase, o cuán malo puede parecer el día de hoy, la vida continúa, y mañana será mejor.
Aprendí que se puede decir mucho sobre una persona a partir de la manera en que maneja estas tres situaciones: un día lluvioso, equipaje perdido, y luces navideñas enredadas.
Aprendí que no importa cuál sea la relación que tengas con tus padres, los extrañarás cuando ya no estén en tu vida.
Aprendí que “ganarse la vida” no es lo mismo que “vivir”.
Aprendí que a veces la vida te da segundas oportunidades.
Aprendí que no debes ir por la vida con guantes de receptor en ambas manos, necesitas ser capaz de dar algo a cambio.
Aprendí que cuando decido algo con un corazón abierto, casi siempre tomo la decisión correcta.
Aprendí que incluso cuando siento molestias, yo no tengo que ser una.
Aprendí que todos los días deberías acercarte a alguien. La gente aprecia un cálido abrazo, o simplemente una palmada amistosa en la espalda.
Aprendí que aún tengo mucho por aprender.
Aprendí que las personas olvidarán lo que dijiste, olvidarán lo que hiciste, pero las personas nunca olvidarán cómo las hiciste sentir."



jueves, 23 de marzo de 2017

Valientes.

Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.

Aristóteles.





miércoles, 22 de marzo de 2017

Problemas?.

No vivas imaginando problemas que no han ocurrido ni van a ocurrir; disfruta del presente, la vida es corta. Cuando aparezca un problema real, entonces ocúpate de él. ¿Te parecería bien que estuviésemos preocupados imaginando que podría venir una ola gigante y devorarnos? Sería tonto no disfrutar de este momento, de esta noche tan hermosa… observa esas aves que corren sin preocuparse… ¿Por qué perder este momento por algo que no existe?.

Enrique Barrios





lunes, 20 de marzo de 2017

Hazlo por ti.

Voy a hacerlo por mí. Voy a alejarme de todo lo que ocupa pero no llena, de todo lo que gasta y no devuelve, de todo lo que resta y no suma.

Iago de la Campa




domingo, 19 de marzo de 2017

Mi jurisdicción.

De la piel para dentro empieza mi exclusiva jurisdicción
elijo yo aquello que pueda o no cruzar esa frontera
soy un estado soberano
y las lindes de mi piel me resultan mucho más sagradas 
que los confines políticos de cualquier país….

Claudia Luna 




sábado, 18 de marzo de 2017

Si sobrevives.

Si SOBREVIVES, si persistes, canta,
sueña, emborráchate.
Es el tiempo del frío: ama,
apresúrate. El viento de las horas
barre las calles, los caminos.
Los árboles esperan: tú no esperes, 
éste es el tiempo de vivir, el único.


Jaime Sabines.





César Blay

viernes, 17 de marzo de 2017

Nada está perdido.

Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo.

Julio Cortázar




jueves, 16 de marzo de 2017

Sin pedirlo.

Que te quieran
sin miedo,
sin prisa,
sin horarios,
sin apariencias,
sin apatías,
sin reproches,
pero sobre todo
sin pedirlo …..

Quetzal Noah



miércoles, 15 de marzo de 2017

Agarrarse.

Y agarrarse a la esperanza. Agarrarse con fuerza a las ilusiones. Y seguir. Seguir, parar, tomar aire, respirar, mojarnos bajo la lluvia...Y nunca, nunca, creer que las cosas que se derrumban no pueden levantarse de nuevo. Nunca creer que lo triste durará más que nuestras fuerzas. Quizá el problema sea que miramos al cielo por la noche y nos parece que no hay demasiadas estrellas. Que algo se apagó hace tiempo y que nada luce igual. Pero no lo olvidéis nunca, no olvidéis hacer brillar vuestros ojos. Que nadie nos quite nunca el derecho de iluminar un poquito el mundo".

Sergio Carrión.




martes, 14 de marzo de 2017

Je me révolte.

En medio del odio, descubrí que había, dentro de mí, un amor invencible. En medio de lágrimas, descubrí que había, dentro de mí, una sonrisa invencible. En medio del caos, descubrí que había, dentro de mí, una calma invencible. Me di cuenta, a pesar de todo eso… En medio del invierno, descubrí que había, dentro de mí, un verano invencible. Y eso me hace feliz. Porque esto dice que no importa lo duro que el mundo empuja contra mí; dentro de mí hay algo más fuerte, algo mejor, empujando de vuelta.



— Albert Camus





lunes, 13 de marzo de 2017

A primera vista.

“Desde pequeña siempre he creído que soy una mujer de las que no enamoran a primera vista, ha de ser por eso que me gusta escribir tanto ¿sabes? debes tomarte el tiempo para conocerme, para adentrarte en mi locura. Permíteme hablar en general. Cuando una mujer no enamora a primera vista, debes aprender a escuchar, a oler, a leer y a mirar más allá de las barreras físicas, más allá de las trampas mentales que te ponen los estereotipos. Verás, el amor entra también por el olfato, por la boca, por la piel y no me malentiendas, claro que existen mujeres bellísimas e inteligentes, es más, todas lo somos; pero hay otras que no deslumbran la pupila ajena, ellas enamoran con platicas, con bailes o cantos, con poesía o preparando un café.
Yo nunca he pensado en posar dentro de un aparador o en parar el tráfico con mi simple presencia, pero puedo sostener una conversación por más de una hora o hacerte reír con mis ocurrencias, no enamoro a primera vista así que ese proceso toma muchas horas y muchos días o muchos meses. Es como abrir una cajita de sorpresas y dejarte llevar por caminos rectos, torcidos o truncos. Desenredar nudos, tejer abrazos, cerrar los ojos, abrirlos y pasar de la primavera al verano en un beso. Cuando no enamoras a primera vista, debes conseguir un cómplice que no tenga prisa, que no le importe gastar su tiempo conociéndote, que sea paciente, que entienda el significado de la palabra “calma”.
No enamorar a primera vista, da la oportunidad de enamorar paso a paso, día a día, cita a cita, mano a mano, beso a beso. Así que hablo por ti, por ella, por todas. Por aquellas chicas que a veces me lloran pidiendo consejo, por mis primas y hermanas; por mis ancestras, por mí; no es un problema no enamorar a primera vista, el amor a primera vista sólo funciona contigo, cuando te ves en el espejo y te miras sonreír. Sólo date el tiempo para que te conozcan, sólo déjate conocer.”

Mercedes Reyes.


domingo, 12 de marzo de 2017

"Mes uno después de ti".


Todavía estiro la mano por las mañanas hacia tu hueco. Y duermo para el lado izquierdo para que seas lo primero que veo al despertarme. No consigo acostumbrarme a tu ausencia. No la soporto. Ni siquiera la asumo. No es una cuestión de esperanza. Simplemente no acepto la derrota. No hallo el modo de salir ileso, me duele igual callar tu nombre que gritarlo. Es como tener una herida en la punta del dedo con el que te tocas el resto de la piel. En realidad sólo te duele el dedo pero lo ignoras.
A mí sólo me dueles tú pero se me está quejando el mundo.
La calle es un inmenso agujero. No tener tu mano al otro lado es como estar en una eterna caída. Apenas salgo. 
La casa tampoco ayuda mucho. Estás por todas partes y en ninguna. Te has olvidado tu olor, parte de tu ropa, dos palabras de amor en el espejo del baño, un cuadro a medio pintar, ese maldito cantautor en la radio, una lágrima en mi chaqueta preferida y un viaje de ida al centro del infierno, por el atajo que existe en el cajón de tus bragas.

Espero que donde estés no te encuentres bien. Y que me eches de menos. Que te duela decir mi nombre. Que te agobie callarlo. Que la calle también sea un puto agujero. La cama una guerra. Dormir un suplicio. Que no consigas escribir la palabra orgasmo en el crucigrama de tu coño. Y si 
lo haces sea con una herida en la punta del dedo. Que ignores si es placer por ti misma o el dolor de mi ausencia.
Y vuelvas. A por todas las cosas que te has olvidado. Sobre todo a por mí. La más importante.


Ernesto Pérez Vallejo.




sábado, 11 de marzo de 2017

Arrancan.

La primera noche, 
ellos se acercan 
y toman una flor de nuestro jardín. 
No decimos nada. 
La segunda noche 
ya no se esconden, 
pisan las flores, 
matan a nuestro perro 
y no decimos nada. 
Hasta que un día, 
el más frágil de ellos, 
entra solo a nuestra casa, 
nos roba la luna, 
y conociendo nuestro miedo, 
nos arranca la voz de la garganta. 
Y porque no dijimos nada, 
ya no podemos decir nada.


Vladimir Maiakovski




viernes, 10 de marzo de 2017

Valor.

Considero un valor cada forma de vida, la nieve, la fresa, la mosca.
Considero un valor el reino mineral, la asamblea de las estrellas.
Considero un valor el vino mientras dura la comida, una sonrisa involuntaria, 
el cansancio del que ha dado todo, dos viejos que se aman.
Considero un valor aquello que mañana no valdrá nada
y aquello que hoy todavía vale poco.
Considero un valor todas las heridas.
Considero un valor ahorrar agua, reparar un par de zapatos,
callar a tiempo, acudir a un grito, pedir permiso antes de sentarse,
mostrar gratitud sin recordar de qué.
Considero un valor saber dónde está el norte en una habitación,
saber el nombre del viento que está secando la colada.
Considero un valor el viaje del vagabundo, la clausura de la monja,
la paciencia del condenado cualquiera que sea su culpa.
Considero un valor el uso del verbo amar y la hipótesis de que exista un creador.
Muchos de estos valores no los he conocido.

Erri de Luca


jueves, 9 de marzo de 2017

Mi vida.

Ese rostro que ves en el espejo
no es el tuyo.
Mírate bien:
búscate más allá del perfume barato
de la cara pintada,
del afán de agradar;
encuéntrate detrás de las ojeras,
del ojo hinchado,
de la mirada opaca
envejecida antes de tiempo,
de las palabras que arrancaron a tiras
la piel del corazón.
Una vez que te hallas descubierto
abrázate como si fueras la madre de ti misma,
el amante soñado desde la juventud,
el dios que siempre te ve hermosa.
Y rompe los espejos.


Laura Cracco


miércoles, 8 de marzo de 2017

martes, 7 de marzo de 2017

Las diez estrategias de manipulación masiva.

Un ejemplo, la número 3 o la estrategia de la Gradualidad:
"Para lograr que la ciudadanía acepte medidas injustas, éstas se van aplicando gradualmente, a cuentagotas, en años sucesivos. Es así como ciertas condiciones socioeconómicas han sido impuestas desde finales del siglo XX: se va presentado al liberalismo económico como la única opción posible; se reducen los impuestos a las rentas altas; se recorta la inversión estatal y se van privatizando servicios públicos; se aplican reformas laborales que reducen los derechos laborales; el trabajo se va haciendo precario e inestable; va apareciendo el desempleo en masa; y, finalmente, el mercado ofrece salarios y condiciones laborales indecentes, que son aceptados por el miedo al paro. Tales cambios hubieran podido provocar una revolución social si se hubieran aplicado de una sola vez."







lunes, 6 de marzo de 2017

Mojarse.

¿Preferís entender por qué se nada, o saltar al agua y empezar a nadar? Sólo la gente que le teme al agua quiere entender por qué se nada; los demás saltan y se mojan.

Michael Critchon.




domingo, 5 de marzo de 2017

Libre.

Te quiero libre
Solo seré capaz de amarte si llevamos la libertad por bandera, si los dos soplamos el mismo viento. No concibo el amor de otra forma que no se sea viéndote volar entre miles, millones de mujeres, pero siempre escogiendo tus alas, aún siendo consciente de que puedo tener las de otras.
A ti te quiero libre. Quiero que elijas tu propio cielo
Confía y salta, te espero abajo. Con los brazos abiertos.
_
El amor existe, lo que escasea son las personas que saben querer bien.


— Miguel Gane



sábado, 4 de marzo de 2017

Mezclas.

La vida real nunca es así; siempre es una mezcla continua 

de sensaciones.







viernes, 3 de marzo de 2017

El disparo.

A veces no es el acierto,
es el disparo lo que sana,
lo que duele,
lo que cuenta.
No es la cama vacía,
son las ganas de que alguien la ocupe.
No es la ausencia,
es la soledad.
No es desamor,
es amor propio.
Y no tiene que ver con ellos.
Puede que aún no lo sepas,
repite contigo:
la felicidad no está ahí fuera,
está aquí dentro
en el estómago,
en la piel,
en los huesos.
Si piensas que la tristeza se clava,
prueba con las miradas
de conciliación frente al espejo.
No es necesario morir para estar muerto,
ni es necesario vivir para estar vivo;
la clave es el intento.
Y no tiene que ver con ellos.
No tiene que ver con ellos.
No
tiene
que ver con ellos.
La vida cambia cuando dejas de contar fracasos
y comienzas a contar logros,
por eso un día dejé de soplar dientes de león
y empecé a enseñar los míos.
Y no tiene que ver con ellos,
el cambio
se siente
en las propias entrañas.
Por eso de que el disparo,
a veces, 
es lo que duele,
es lo que cuenta,
es lo que sana,
y no el acierto.

Sara Búho.


jueves, 2 de marzo de 2017

miércoles, 1 de marzo de 2017

8mujeres.

Ocho mujeres (Gloria, Martina, Patricia, Marian, Susana, Sara, Sonia y Celia), están en huelga de hambre contra la violencia de género en la Puerta del Sol desde el día 9 de febrero. Es terrible que ocho mujeres tengan que jugarse la vida para que no las maten, que necesiten llamar a la muerte para poder vivir, que tengan que detener sus vidas al Sol para que no les alcance la sombra de la violencia. Y mientras todo eso sucede, cada hombre que las mira deja que todo transcurra como una anécdota, como si la desigualdad fuera una accidente y la violencia una sorpresa, como si nada de lo que está sucediendo fuera con él, como si su silencio ante el machismo y su violencia fuese suficiente, como si su voz no pudiera cambiar la realidad y sus palabras señalar a aquellos otros hombres que las utilizan para maltratar, o que las callan para que hable la complicidad.