jueves, 31 de agosto de 2017

miércoles, 30 de agosto de 2017

El puente.


Si me dicen que estás al otro lado
de un puente, por extraño que parezca
que estés al otro lado y que me esperes,
yo cruzaré ese puente.
Dime cuál es el puente que separa
tu vida de la mía,
en qué hora negra, en qué ciudad lluviosa,
en qué mundo sin luz está ese puente,
y yo lo cruzaré.


Amalia Bautista



martes, 29 de agosto de 2017

lunes, 28 de agosto de 2017

domingo, 27 de agosto de 2017

Alegría.

El corazón alegre hace tanto bien como el mejor medicamento.

Salomón.


sábado, 26 de agosto de 2017

Ateo.

No creo en dios y no me hace ninguna falta. Por lo menos estoy a salvo de ser intolerante. Los ateos somos las personas más tolerantes del mundo. Un creyente fácilmente pasa a la intolerancia. En ningún momento de la historia, en ningún lugar del planeta, las religiones han servido para que los seres humanos se acerquen unos a los otros. Por el contrario, sólo han servido para separar, para quemar, para torturar. No creo en dios, no lo necesito y además soy buena persona.

José Saramago.


viernes, 25 de agosto de 2017

jueves, 24 de agosto de 2017

miércoles, 23 de agosto de 2017

Que la vida.

Que la vida te sea llevadera.
Que la culpa no ahogue la esperanza.
Que no te rindas nunca.
Que el camino que tomes sea siempre elegido
entre dos por lo menos.
Que te importe la vida tanto como tú a ella.
Que no te atrape el vicio
de prolongar las despedidas.
Que el peso de la tierra sea leve
sobre tus pobres huesos.
Que tu recuerdo ponga lágrimas en los ojos
de quien nunca te dijo que te amaba.

Amalia Bautista.



martes, 22 de agosto de 2017

Estadística.

De cada cien personas,
las que todo los saben mejor:
cincuenta y dos,
las inseguras de cada paso:
casi todo el resto, 
las prontas a ayudar,
siempre que no dure mucho:
hasta cuarenta y nueve,
las buenas siempre,
porque no pueden de otra forma:
cuatro, o quizá cinco,
las dispuestas a admirar sin envidia:
dieciocho,
las que viven continuamente angustiadas
por algo o por alguien:
setenta y siete,
las capaces de ser felices:
como mucho, veintitantas,
las inofensivas de una en una,
pero salvajes en grupo:
más de la mitad seguro,
las crueles
cuando las circunstancias obligan:
eso mejor no saberlo
ni siquiera aproximadamente
las sabias a posteriori:
no muchas más
que las sabias a priori,
las que de la vida no quieren nada más que cosas:
cuarenta,
aunque quisiera equivocarme,
las encorvadas, doloridas
y sin linterna en lo oscuro:
ochenta y tres,
tarde o temprano,
las dignas de compasión:
noventa y nueve,
las mortales:
cien de cien.
Cifra que por ahora no sufre ningún cambio.

Wislawa Szymborska


lunes, 21 de agosto de 2017

Patas arriba.

La naturaleza se realiza en movimiento, y también nosotros, sus hijos, que somos lo que somos, y a la vez somos lo que hacemos para cambiar lo que somos. Como decía Paulo Freire, el educador que murió aprendiendo: Somos andando.
La verdad está en el viaje, no el en puerto. No hay más verdad que la búsqueda de la verdad. ¿Estamos condenados al crimen? Bien sabemos que los bichos humanos andamos muy dedicados a devorar al prójimo y a devastar el planeta, pero también sabemos que nosotros no estaríamos aquí si nuestros remotos abuelos del paleolítico no hubieran sabido adaptarse a la naturaleza de la que formaban parte, y si no hubieran sido capaces de compartir lo que recolectaban y cazaban. Viva donde viva, viva como viva, viva cuando viva, cada persona contiene a muchas personas posible, y es el sistema de poder, que nada tiene de eterno, quién cada día invita a salir a escena a nuestros habitantes más jodidos, mientras impide que los otros crezcan y les prohíbe aparecer.
Aunque estamos mal hechos, no estamos terminados; y es la aventura de cambiar y de cambiarnos la que hace que valga la pena este parpadeo en la historia del universo, este fugaz calorcito entre dos hielos, que nosotros somos.


Eduardo Galeano.


domingo, 20 de agosto de 2017

Algo que aprender.

Cuando la sinrazón y la adversidad golpean a las buenas personas, entonces el mundo pierde su rima y la vida su lógica.
Más allá de algún hecho aislado, el compromiso se está cumpliendo dando forma a un civismo excepcional que también se ve en las calles: los vecinos de Barcelona ofrecen alojamiento a quien lo necesite, el trasporte es gratuito y los comercios también añaden su granito de arena. Es en estas situaciones cuando nos damos cuenta de que a pesar del caos, la tragedia y el horror, los actos de altruismo son los que nos dignifican. Aquellos que nos demuestran que, más allá de lo que podamos pensar, nuestro mundo está habitado en su mayoría por buenas personas.
El doctor Jeff Greenberg, psicólogo de la Universidad de Arizona, nos cuenta que tras un acto terrorista de esta índole las personas ponemos en marcha mecanismos culturales de subsistencia.
Pocos momentos nos hacen sentirnos tan frágiles y vulnerables como estos eventos. Nada puede ser tan devastador como descubrir que nuestra sensación de seguridad es falsa y de que el terrorismo tan indiscriminado como impredecible. Que mañana es allí y hoy nos roza la piel.
Sin embargo, en estos contextos, lejos de alimentar la rabia o el deseo de venganza, acontece algo muy llamativo entre la población. Aumenta el sentido de comunidad y se busca por encima de todo reconstruir esa estabilidad que va más allá del simple hecho de levantar un edificio derruido o una calle destrozada. Una sociedad que sigue creyendo en la paz y en el respeto. Gente que a pesar de haber sido herida por la maldad más abyecta, necesita seguir confiando en la bondad del ser humano.
Valeria Sabater



sábado, 19 de agosto de 2017

viernes, 18 de agosto de 2017

17A.

El terror sólo podrá combatirse yendo a las raíces del mismo. Hace falta más inteligencia que armamento, y más inversión en desarrollo que en muros y alambradas; hacer frente a toda suerte de gérmen de odio colectivo.




miércoles, 16 de agosto de 2017

martes, 15 de agosto de 2017

Amor y caracoles.

El día que tu quieras
me llamas y nos despedimos un poquito
compartimos el portal y nos hacemos
un nudo en la garganta,
uno de esos nudos que te dejan sin habla
de los que llenan el cuerpo de viernes y caracoles,
o si lo prefieres nos confiamos un secreto
y la pasión por Nicaragua,
el misterio de las 39 rosas rojas
y ese color que nunca tuvo la tristeza.
El día que tu quieras
me atas a la cama y nos despedimos
de lo poéticamente correcto
y en lugar de escribir versos nos tatuamos un delirio
o dejamos pasar el tiempo
y reventamos de utopía
este momento de carne, sudor y risas.
El día que tu quieras
mientras alguien intenta explicar este poema
nos casamos con la vida y engañamos al mundo
como el mundo engaña al hombre
y el hombre a los caracoles.

Uberto Stabile



lunes, 14 de agosto de 2017

domingo, 13 de agosto de 2017

sábado, 12 de agosto de 2017

Véncete.







La lucha es constante. Véncete a ti mismo.

viernes, 11 de agosto de 2017

jueves, 10 de agosto de 2017

A veces, vuelo.

A veces, vuelo.
Sucede durante pocos segundos. Es casi una sensación, una sacudida que me acaricia y me hace sentir que puedo con todo.
Me pasa cuando estoy harta y decido que ya no acumulo más rabia y vacío la mochila de horrores y chismes perversos.
Vuelo cuando pido perdón por uno de mis millones de errores y al otro lado encuentro comprensión y caricias. Cuando me doy cuenta del poder que tienen las palabras y del que tenemos todos al usarlas sin saberlo.
A veces vuelo cuando miro atrás y recuerdo que pude y que insistí a pesar de que hubo momentos en que tenía una necesidad inmensa de tirar la toalla.
Vuelo si pongo paz y si cierro heridas. Vuelo si alguien a mi lado puede volar o es capaz de creer que yo pueda.
Vuelo si amo y, como amo mucho, vuelo sin parar. Vuelo durante los abrazos de más de seis segundos y con cualquier tipo de beso deseado y buscado.
Vuelo si me respeto a mi misma tanto que soy capaz de no reprocharme, ni medirme, ni recortarme. Si soy capaz de mirarme con ojos bondadosos.
A veces, vuelo. Es sólo un instante, y a menos de un milímetro del suelo, pero es tan grande esa sensación que casi me noto las alas.


Merce Roura.


miércoles, 9 de agosto de 2017

Sabe esperar.

Sabe esperar, aguarda que la marea fluya
-así en la costa un barco- sin que el partir te inquiete.
Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya;
porque la vida es larga y el arte es un juguete.
Y si la vida es corta
y no llega la mar a tu galera,
aguarda sin partir y siempre espera,
que el arte es largo y, además, no importa.

Antonio Machado.



martes, 8 de agosto de 2017

No es tan difícil.

Divertida, ingeniosa, valiente, buena, natural, espontánea, comprensiva, irónica, auténtica, luchadora, segura, responsable, honesta, íntegra, carismática, independiente, magnética.
¿Veis cómo hay más cosas que decirle que guapa o preciosa? Venga, que no es tan difícil.
___
Mario A. Elegancia.


lunes, 7 de agosto de 2017

Eso era amor.

 
Te veía 
llegar,
cruzar la puerta,
darme un besazo en el morro,
mirarme a los ojos
de esa manera única,
como sólo tú miras
a los ojos: rompiendo
el calendario. 

Te veía
hacer esas cosas sencillas
que tú haces
para que el mundo
entre en razón; 
y no sabía
a quién
darle las gracias.


Karmelo C. Iribarren





domingo, 6 de agosto de 2017

sábado, 5 de agosto de 2017

Tutticonfetti.









Marta Colomer (Tutticonfetti)

viernes, 4 de agosto de 2017

No podrán contigo.

Me hundo y luego vuelvo a renacer de nuevo.
No pueden las tormentas con mi rostro y su pena.
Navego mar adentro.
Me tragan los abismos
y resurjo de nuevo sobre el mar y las olas.
Yo soy insumergible.
Como esos mascarones de los barcos antiguos
que navegan soberbios del tajamar en lo más alto.

Elsa López.


jueves, 3 de agosto de 2017

miércoles, 2 de agosto de 2017

Crucigrama.

El periódico del bar está abierto por la página de pasatiempos. En el crucigrama, perfectamente resuelto, descubro que hay entrelazada, al menos, la letra de tres personas diferentes. Y por un segundo recupero toda la fe en la humanidad.

Prado Blanco




martes, 1 de agosto de 2017

Lo bueno si breve.

Si los comunistas nunca han ganado 
¿Cómo es que me han quitado 
mi coche, mi casa, mi negocio, 
mis medicinas, mi pensión? 
___

Donde no llegan las medicinas
llega Coca-Cola,
bébete las chispas de sus vidas

y eructa.


Antonio Orihuela